[…] se componía de dos obras complementarias: In ictu oculi y Finis gloriae mundi. Dos novísimos[1] terribles, feroces, que captaron la totalidad del sentir y deseo de Mañara, demostrando en el […]

Responder