Tras la pista de la Luna

Después de hacer seguimiento al trabajo de Luz de luna editores, Diego Valencia Gómez trae esta nota a modo de entrevista, exclusiva de diámbulos

diambulos
Últimas entradas de diambulos (ver todo)

Por Diego Valencia Gómez

Ya nos hemos encontrado en varias ocasiones, bajo un singular mundo de representaciones fálicas, bizarras e icónicas sobre diferentes escenarios en la ciudad de Pereira. Estas formas y escenarios han sido plasmadas en la localmente citada editorial, “Luz de luna editores” desde diferentes libros como SketchBook, de Ricardo muñoz Izquierdo hasta NIE, por Stefanny Rodríguez ambos, fundadores de la editorial.

Luz de luna es una editorial independiente, enfocada en imágenes que refutan, complejizan y aplacan los instantes. Nace en el 2017 tras una charla de bar y conexiones de red intermitentes.

Actualmente se han presentado 5 publicaciones desde su creación como editorial, pasando por residencias como la de la Paz Bolivia, invitadas por Eloiza Paz, coordinadora de A-ediciones en este país o gestiones editoriales en Madrid, todas, actividades para la divulgación de este proyecto.

Freddy Clavijo Cuartas, autor de El Libro de los comienzos

Justamente, tras la socialización de la experiencia en Bolivia, en las nuevas instalaciones de la biblioteca Colombo Americano, el pasado 1 de Noviembre de 2019, nos acercamos a Stefanny Rodríguez y Diana franco para preguntarles sobre Luz de Luna, sus retos, aciertos y próximas publicaciones.

¿Qué ha implicado para ustedes construir una propuesta sobre el libro de artista en el contexto local?

En principio, el contexto ha sido participativo, no ha habido dificultades, siendo a la vez un proceso muy positivo para nosotras, las puertas han estado abiertas en el momento de plantear los proyectos. Hemos salido beneficiadas. Tal vez, es el hecho de que el libro de artista o las editoriales independientes no sea tan común en Pereira y en la región. De manera que se ha facilitado la apertura a nuevas posibilidades. Se ha convertido en algo que la gente quiere conocer y experimentar. Por supuesto, ha implicado mucha investigación, referentes latinoamericanos y también de otras partes del mundo. Lo que es muy importante para plantearse un Libro-arte.

Tu eres diseñadora gráfica…

Yo soy diseñadora industrial (menciona Diana Franco) pero en mi carrera profesional me he desempeñado en el diseño gráfico, que es algo que me gusta y que disfruto mucho. Y durante estos últimos años el enfoque ha sido aprender mucho de lo que es el diseño editorial.

¿Cómo se ha articulado ese trabajo con esas dos visiones de mundo, o mejor, dos visiones artísticas, diferentes?

Con Diana somos un complemento. Entre las dos podemos gestionar. Es un trabajo totalmente compartido. En este tema de las herramientas, lo que son los programas de diseño conozco lo básico, (menciona Stefanny mientras Diana abstrae lo que dirá a continuación). Compartimos en decisiones y en ideas. Así, no creo que esté lejano un mundo del otro; es más un complemento. Crecemos como socias y eso facilita mucho llegar a consensos.

Diana Franco y Stefanny Rodríguez, durante la presentación de la residencia editorial en Bolivia

¿Cómo se ha portado el gremio local?

Luz de luna siempre ha sido un proyecto apoyado y querido, tanto por artistas como por quienes hemos tenido oportunidad de trabajar en él. Las personas han estado muy abiertas a escucharnos y a conocer nuestras propuestas y proyectos. Luz de luna es un proyecto que ha fluido. Surgió con intereses muy genuinos y ha ido fluyendo bastante bien. Hemos contado con el apoyo de instituciones como la Secretaría de Cultura, el Ministerio de Cultura, entre otros espacios independientes como: Galería Maga, Sala Estrecha, La Pared y bueno, otros lugares que nos han facilitado poder llevar las publicaciones de luz de luna. Por otro lado, están los medios de comunicación independientes, como La Cebra que Habla y el periódico Ciudad Cultural. En definitiva, hemos tenido muy buen apoyo.

¿Cual ha sido el papel de Freddy Clavijo? Noto que lo observan mucho.

El papel de Freddy (Refiriéndose al artista constructor del Libro de los comienzos, para Luz de Luna) ha sido fundamental. El libro y la publicación que hicimos con él ha hecho que se nos abran muchas puertas. Una de las razones por las que el organizador de esta feria en chile supo de la editorial fue por medio del libro de los comienzos, una obra que Eloisa Paz (Editora de A-ediciones) llevó a Chile, la mostró, siendo nuestra carta de presentación.

Hay una publicación que van a hacer el próximo viernes, ¿Qué nos pueden adelantar de eso?

Este año el trabajo se ha volcado más en investigación. A nivel de nuestra producción y próxima publicación del viernes, nos referiremos a una edición que ya empieza a tener contacto con el lenguaje de libro expandido, donde es hora de incluir fotografía, porque no sólo nos quedamos con la línea del dibujo.

¿Cómo ha sido la acogida en otros países?

Creo que ha sido muy buena. Tuvimos la posibilidad de llevarla a dos espacios en Madrid y de esos espacios ya no queda ninguna publicación. Todas han sido muy aceptadas. En lugares como la Casa Encendida, que son lugares donde las artes gráficas, el libro arte y las publicaciones independientes llevan más tiempo. También en Barcelona y obviamente, en Bolivia, donde el proyecto se forjó desde perspectivas académicas y otras visiones de mundo.

Sketchbook, Ricardo Muñoz Izquierdo

¿Qué les han dicho sobre El libro de los comienzos y cuántos quedan? Esa edición es bastante interesante

No quedan. Y por eso estamos pensando en lanzar una segunda edición. Incluso el mismo artista que quedó con algunos ejemplares, ya no tiene. En Bolivia la quería mucha gente, pero no fue posible y eso nos ha llevado a pensar en reeditarla. Ha sido todo un éxito.

¿Cómo es ese proceso de editar un libro gráfico?

El proceso con el que empezamos, se cimentó en hacer curaduría de obra, en este caso, de dibujos y esos dibujos llevarlos al libro. Obviamente pensar en el libro con las características fundamentales de acuerdo al autor. Que fuesen publicaciones fieles a la línea y el papel en que se desarrolló el libro. A partir de eso viene el proceso de escaneado, diseñar una maqueta, la digitalización. Se busca dicha fidelidad para que el contenido “simbólico” no se pierda. Pasa por procesos de preproducción, de pre-prensa, donde se hace una serie de machotes, se mira la calidad de la impresión, la calidad del papel. Muchas veces nos damos cuenta que no es la mejor opción en el momento de hacer una primera prueba.

Escríbanos a diambulosli@gmail.com

 

  “Soplan vientos de cambio": Informe especial

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *