“Soplan vientos de cambio»: Informe especial

Esta nota repasa uno de los momentos más tensos de la historia en términos bélicos, y a su vez deja claro el rol que ha tenido Colombia en el mundo. Guess vuelve a analizar la historia desde una perspectiva, tal vez nihilista, tal vez resiliente.

diambulos
Últimas entradas de diambulos (ver todo)

Por Guess

«Tenemos que escuchar, estamos del lado hacia donde sopla el viento», dice un viejo proverbio Xosha, etnia de la que proviene Nelson Mandela, uno de los últimos grandes lideres que con paciencia y convicción se convirtió en un Hito Global.

El año 1989, para algunos expertos marcó la inflexión más importante en la historia social, política y económica de Colombia, pues generó una ruptura paradigmática, un antes y un después, “el  año en que murió la inocencia”. Al mismo tiempo en otras latitudes, en otro espacios con distintas circunstancias, se le consideró “El año del principio del Fin”, año donde empezaban a soplar vientos nuevos y se avizoraba otro mañana al despertar.

Mandela, al igual que otros protagonistas de la historia, quizás se hallaba inspirado en el proverbio Xosha, y escuchaba el viento presto a reescribir la historia, y con la suya, la de algunos otros líderes que dejaron un legado imborrable.

Carteles de We stand by our leaders durante el Apartheid

Del mismo modo la audiencia en Colombia se hallaba presta a escuchar las voces del momento, los noticieros de televisión y la prensa ya se habían ganado cierto respeto y reconocimiento a nivel local e internacional. El viento soplaba a favor de los contenidos más pertinentes e importantes del día a día en el mundo. Este es un acercamiento para que esos vientos oxigenen nuestra memoria.

Contexto Global

En los años setentas y ochentas se produjeron varios intentos por parte de diferentes expertos de encontrar un sentido a la Geopolítica, que sirvió para que las diferentes disciplinas que la sustentan tuvieran un nuevo auge más allá de los lugares comunes que introdujo occidente sobre la guerra fría. Para continuar comprendiendo el mundo, los científicos sociales (geógrafos, historiadores, sociólogos, politólogos…) y comunicadores vinculados de alguna forma al análisis político de diversos espacios del planeta donde se pudieran generar situaciones de conflicto se tenían que apoyar en una herramienta estratégica que permitiera la recopilación articulada de información heterogénea.

Allí es donde el francés Yves Lacoste encuentra y define en la Geopolítica una herramienta teórica de características especiales “que trata de las relaciones entre los fenómenos políticos y las configuraciones geográficas, a la vez físicas y humanas” y que pueden ser utilizadas tanto a nivel internacional como a escala regional o local.

John Le Carré, nobel de literatura autor de obras como El Espía que surgió del frío y La Casa Rusia

Entre 1989 y 1991, se generaron enormes transformaciones políticas, con respecto a los años inmediatamente anteriores donde el mapa del mundo tuvo el más significativo cambio que quizás en décadas haya sufrido, alterando muchos conceptos y procesos políticos y sociales. Ya no se habló de la URSS (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas), sino de Rusia, Ucrania, Lituania y el resto de 15 repúblicas que en la práctica nacieron políticamente durante ese año. Esto significaba volver obsoletos varios términos muy comunes durante las tres décadas anteriores y que nutrieron grandes argumentos literarios, cinematográficos e imaginarios geopolíticos.

De esta manera las historias de autores como  John le Carré, Tom Clancy o el icónico Ian Fleming, especializados en relatos de espionaje,  suspense y terrorismo ambientados en la Guerra Fría quedaron aletargadas en el tiempo. Varias de las historias que fueron Bestseller y llevadas al cine e incluso la televisión, necesitaban replantear las misiones que asignaban a sus protagonistas antes de que el nuevo siglo las descubriera.

Tom Clancy es uno de los más importantes novelistas en el género de espionaje. Entre sus obras más destacas suenan Rainbow Six y La casa del Octubre Rojo

De repente los soviéticos, el Kremlin o la KGB ya no trasnochaban a los agentes dobles como George Smiley, Jack Ryan o 007, estos, debían desertar a otros relatos, que dependían tanto de los intereses económicos de Washington y Londres, como de los “nuevos enemigos” creados por el pentágono y que permanentemente alimentaba Hollywood.

Mijaíl Gorbachov

Parece ser que el concepto general de Perestroika (reestructuración), o reforma económica orquestada por el líder soviético Mijaíl Gorbachov, empezaba a mutar y a abandonar progresivamente el sistema económico socialista, mientras desarrollaba una nueva estructura de mercado, trascendiendo las fronteras soviéticas. En ese mismo contexto, países como Checoslovaquia y Yugoslavia, que a su vez empezaban a adoptar modelos multipartidistas un poco más democráticos, tenían sus días contados.

Mijaíl Gorbachov

Un excelente acercamiento que nos puede servir como referente para entender los cambios generados en los años mencionados, es el mundial de fútbol Italia 90. Los nostálgicos del fútbol deben recordar que Colombia después de 28 años sin ir a un mundial, perdió 1-0 contra un país que ya no existe; y celebró como si fuera campeón el empate 1-1 con otro país que tampoco hoy existe. Cuatro de los países participantes en el certamen mundial, tuvieron a 1991 como fecha de expiración. Curiosamente algunas naciones que nacieron de las cenizas socialistas como Croacia, Serbia y Montenegro se destacarían en mundiales posteriores.

Escríbanos a diambulosli@gmail.com

  Dios en su tumba

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *