Poesía

Safari doméstico

Prólogo

Todas las palabras están atravesadas por grandes necesidades de liberación, se va poniendo en evidencia cómo nos habitamos, cómo nos inscribimos, cómo nos instalamos en el cuerpo que somos. Advierto que los poemas de Hernán Mallama Roux están permeados por la historia que implica deshacernos para poder Ser. Entorno a sus letras, encuentro a un hombre abrazando en su intimidad la materia silenciosa representada en la poesía, rodeado de hojas y recuerdos.

¡Qué imagen tan grande!

Pienso en el valor que ha de tener para escribir poesía en medio de una generación inundada de siniestras teatralidades y niños perdidos. La posibilidad de que comprendamos sus letras en totalidad, está oculta si no somos simples y sensibles. Me atrevo a afirmar que los poemas son una resignificación de la belleza y de la familia que somos.

Bairon Ramírez Mejía

Tejedora

A Wislawa Szymborska

Llenas la palabra de una perfecta intuición
en cada lámpara de la casa reboza ese misterio
extiendes como una pradera la costumbre
donde árboles exhiben sin pudor sus sombras.

Tejes sigilosos significados en punto de crochet
como si fueras la abuela del mundo
y quisieras resguardarlo del frío.
En la punta de las agujas
se balancea la forma de un entrañable cielo codiciado
donde saltarán nubes como borregos
y las aves del invierno ajenas a la nostalgia
te arrancarán del alma,
sin cautelas,
toda su poesía.

Autorretrato

Qué puedo decir del tiempo,
rastro de un segundo infinitamente repetido,
pozo donde la existencia encuentra su fondo líquido.

Qué de la nariz, herencia de mi padre
marca familiar irrenunciable.
Ella nutre los ríos interiores
donde también mis ancestros
se espesan con la sangre.

De la boca, que no produce palabras
sin segunda intención.
Esperan bajo la sombra de los dientes
listas para saltar sobre la presa.

Qué de los pies que no van a ningún lado
porque solo de raíces inventa caminos.

Qué se yo de la sangre
si desconozco el ímpetu de la gota,
su obstinado destino de piedra.
De estos ojos, si el cuerpo
es un laberinto irrefutable de la muerte
donde un minotauro nos espera.

Qué de la poesía,
si la metáfora es un ángel salvaje
que aún no domestico,
habitante de un bosque de luz
que no se revela,
a un hombre,
_____―tan común―
_________como yo.

Ocean of sounds

Los sonidos suficientemente atendidos, van definiendo un
espacio, convirtiéndose en escultura.
John Cage

Los macillos percuten el hilo de su voz
se expanden en el aire como mariposas ciegas.
Sobreviven.

La belleza del marfil
es danzada entre falanges.
Rastro lento a blanco y negro.

El eco es una cuerda golpeada
escalera al fondo del agua
donde la luz se mece
al compás de una delgada
oscuridad.

Sumergidos en el movimiento
uno a uno, van los dedos
vuelven jugando
vienen de dos en cuatro
anticipan la melodía
cuando sueñan
los océanos.

Descendientes de Eolo

Triste cortina tu cuerpo
devela rostros y zumbidos,
el abatimiento del día.
El fuego mece sus espigas en otras latitudes
dejando a su paso turbulencias.
El corazón del hombre
también es de viento.

Safari doméstico

Vagar por estas praderas
esquivando sus árboles cuadrúpedos
siempre estáticos como monumentos ciegos.

Evitar el agua
contener el olor de la sal
tal vez la única huella sobrenatural
que aún nos habita.

Atravesar valles extendidos
mientras alguna ventisca improvisada
nos arrastra al sueño
con su equipaje de olvidados recuerdos.

Asomarme
fisgonear tristemente ese universo ajeno
ahogado entre tanta luz y color.

Mantener la provocativa distancia del alimento
en los que la vida se reproduce
sin complejos ni historias de amor.

Regresar cansado del abandono
maloliente, encandilado y triste
de peregrinar la misma casa
con la tediosa rutina
del día haciéndose día
y ver que se alarga
como una inesperada gripa.

Sobre el autor

Hernán Mallama Roux Nació en Roldanillo Valle. Licenciado en Español y Comunicación Audiovisual de la Universidad Tecnológica de Pereira. Educador hace 29 años dedicado a la investigación educativa. Ganador del Concurso Departamental de Poesía: Sindicato de Educadores de Risaralda en 2000 y 2013. Ha publicado los libros “Hoguera en Eclipsiris” en coautoría con Luis Enrique Tabares (1999); “Éxtasis Poesía al desamor” (2003). Y el Libro–Arte: “Enfisemas. Poemas para sobrevivir despacio”. Edición exclusiva para Estados Unidos en 2013.
__Coautor del libro de cuentos “Sueños Móviles” publicado por el Ministerio de Cultura y La Compañía Creativa “Trazasueños”; y en 2017 el poemario “No hubo tiempo para la inmortalidad” Colección Poetas Colombianos Siglo XXI Editorial “CazadeLibros”. En 2019 la misma editorial publica “AULA12, Reflexiones sobre la investigación en el aula”. Ha sido invitado a diversos encuentros literarios en el país e incluido en varias antologías poéticas.
__Recibió el reconocimiento del Instituto de Cultura de Pereira por sus aportes literarios a la ciudad en 2009 y del Ministerio de Educación Nacional en 2015 por su proyecto “AULA12. Una escuela feliz para la Paz y la Libertad”. Desde 2015 a la fecha, ha recibido diversos reconocimientos de la Secretaría de Educación Municipal por sus aportes a la educación y a la cultura pereirana.

One thought on “Safari doméstico

  1. Excelentes Poemas,lo llevan de la mano,a través del viento,de los sueños,la luz y el color.
    Oxigenan,puros ,diafanos,se van alargándose,el lector queda con el poema, viajando en la mente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *