Prometeo

Acerca de Últimas entradas diambulos Últimas entradas de

diambulos
Últimas entradas de diambulos (ver todo)

 

Quizá la visión universal del mito se haya limitado a lo científico. En este poema, Goethe permite entrever una perspectiva mesiánica, como la de Krisna, Buda y Cristo. Si bien el titán se revela contra los dioses, también media entre ellos y el hombre. Y finalmente, como a cualquier maestro ascendido, le llega el momento de su muerte. Una muerte que, a través de Ethon, es sacrificio para la salvación del mundo.

 

Jan Cossiers – Prometeo trayendo el fuego

 

Prometeo

– Wolfgang Von Goethe –

 

¡Cubre tu cielo, Zeus,
de nubes vaporosas!
¡Dedícate, como un mozo
que corta flores de cardo,
a los robles y cimas de los montes!
Pero déjame mi tierra,
la choza que no has construido
y también mi hogar
por cuyo fuego
me envidias.

Nada más pobre conozco
bajo el sol, oh dioses, que a vosotros.
Mezquinos, alimentáis
vuestra majestad
con los tributos que son las ofrendas
y el hálito de los rezos;
y moriríais de hambre si no fueran
locos llenos de esperanza
los niños y los mendigos.

Cuando era un niño
y todo en mí confusión,
mis ojos desorientados
miraban al sol cual si más allá
hubiera oídos para oír mi queja
y un corazón como el mío,
capaz de apiadarse del angustiado.

¿Quien me ayudó
contra la arrogancia de los titanes?
¿Quién me salvo de la muerte
y de la esclavitud?
¿No lo has hecho todo tu,
corazón sagrado y ardiente?
Ardoroso, joven, bueno,
¿no diste las gracias, engañado,
por salvarte, a quien arriba dormía?

¿Honrarte, yo? ¿Por qué?
¿Has calmado el sufrimiento
de quien vive abrumado?
¿Has enjugado las lágrimas
de la persona angustiada?

¿No me han forjado y hecho hombre
tiempo todopoderoso
y el eterno destino,
amos míos como tuyos?

¿Creías acaso
que debía odiar la vida,
refugiarme en el desierto
pues no florecían los sueños todos
de la aurora adolescente?

Aquí estoy formando a hombres
a mi semejanza e imagen;
a una estirpe que se me parezca,
que sufra, que llore,
que goce y se alegre
y, como yo,
no te respete.

 

  Odín

diambulosli@gmail.com

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Archivos