Parásitos y huéspedes en el filme de Bong Joon Ho

Una reflexión de Elbert Coes alrededor de la película Parásitos y algunos apuntes indicadores de un éxito que ya era inevitable

diambulos
Últimas entradas de diambulos (ver todo)

Un parásito es un organismo que se alimenta de las sustancias que produce el ser vivo en el cual aquel se hospeda, a la vez que causa algún tipo de daño sobre su huésped. Si bien no es justo decir que todo el trabajo de Bong Joon Ho se sintetiza en esta oración, sí arriesgo reconocer que puede ser útil para rastrear sus más grandes preocupaciones.

Por Elbert Coes

Para ello cabe mencionar dos de sus grandes filmes: The Host (2006) y Snowpearce (2013). Cada una de estas películas nos presenta esa relación simbiótica donde unos se aprovechan de otros para subsistir. Por lo tanto, que este director haya ganado tantos premios con su última película no es fortuito, una cuestión de azar o un simple golpe de suerte. Hablamos tal vez de uno de los directores más preparados y experimentales del cine mundial.

Parásitos o Gisaengchung es una comedia negra lanzada en 2019 por CJ Entertaiment, y estelarizada por un reparto de grandes actores, con los que el director ya había trabajado en proyectos anteriores. Hablamos de Yeo Jeong Cho (Woman of 9.9 billions), Woo-Shik Choi (Train to Busan, Okja), el maestro Kang-Ho Song (The Host, Snowpearce), la bellísima So Dam Park (Los Exorcistas, Beautiful mind), Jung Eun Lee (Muther), Hye-Jin Jang (Mothers), entre otros.

Los hermanos Ki Woo y Ki Jeong intentando obtener Wifi

Parásitos nos cuenta las peripecias de los Kim, una familia pobre y desempleada que intenta sobrevivir a cualquier costo en la actual Seúl. Ki Woo, el hijo mayor de los Kim, es contactado por Min, su mejor amigo, para que dé clases de inglés a una chica de clase alta llamada Da-Hye. Ki Woo acepta y aprovecha una oportunidad que se le presenta para que su hermana Ki Jeong también trabaje en casa de los Park simulando ser una sofisticada crítica del arte.

De igual forma, el padre y la madre Chung entran a trabajar para los Park escondiendo que entre ellos exista algún parentesco, y de este modo comienzan a beneficiarse de esta familia rica. Con el fin de que los padres obtengan estos empleos, sus hijos urden un plan haciendo que al chofer del señor Park y al ama de llaves de la casa, la señora Moongwang, sean despedidos. Toda una orquesta.

Este maravilloso filme contiene ciertos elementos de la estructura clásica del cine, tales como el primer punto de quiebre y la regla de los cuatro cuartos. Es aquí cuando opera un peculiar detalle: el hijo menor de los Park, Da-Song, dice espontáneamente que los nuevos empleados huelen todos igual, un olor que más adelante el señor Park describirá como el de “ropa hervida”, que “cruza la línea”. En este sentido el aroma de los pobres y el olfato de los ricos serán aspectos fundamentales del relato.

Icónica imagen de Ki Jeong (Park So Dam) repasando su futuro roll de Jéssica, Chicago, Illinois

El director Bong Joon Ho tiene una estructura bien definida en sus relatos, y cada uno de sus personajes representa una crítica contra la sociedad en general, y en particular contra su propio país, que, si bien ya lo había manifestado en trabajos previos, es en Parásitos donde alcanza su máxima definición, con la maestría de un ahjussi del cine.

En primer lugar, tenemos a Ki Woo, a través de quien el director expone los absurdos de aquello que supuestamente representa a las élites coreanas, atributos como el uso constante del inglés y el acto de coleccionar objetos de valor subjetivo como el suseok o la piedra de agua que le regala su amigo Min.

En eso orden, Bong Joon Ho nos presenta a Ki Jeong, Jessica, Illinois, Chicago, una supuesta especialista en terapia del arte, quien tras ser contratada por los Park debe ayudar a que su hijo sane un trauma del pasado reciente. La verdad es que, confiesa la misma Jéssica, ella buscó en internet la terapia que aplica para sanar a Da Song. La crítica que hace el director al arte se completa cuando en una conversación entre Ki Woo y Da Hye Park, esta le confiesa que su hermano solo está fingiendo sorpresa frente al arte, pues simula quedarse pasmado ante una obra, como si de verdad la entendiera. Este niño es la representación metafórica de esas élites que se dedican a traficar el arte.

Song Kang Ho (Ki Taek) es uno de los actores que más a trabajado junto al director Bong Joon Ho

A continuación, tenemos a la madre de los Kim, quien llega a la casa para reemplazar a la antigua ama de llaves, a quienes Ki Woo, Ki Jeong (Jéssica) y el señor Kim hicieron despedir haciendo creer a la señora Park que esta padecía tuberculosis. La señora Kim presenta uno de los discursos más importante de la película; la vergüenza de ser un parásito, la autoconsciencia de que ella y su familia son como las cucarachas que, una vez el dueño enciende la luz, huyen a esconderse en la oscuridad.

En complemento a la señora Kim, está Moongwang, la anterior ama de llaves, la personificación del parásito, pues revela más tarde que su esposo ha estado viviendo largo tiempo en el sótano de los Park, a escondidas, alimentándose de la comida ajena. Este es el fantasma que traumatizó al niño Da Song. La señora Moongwang también tiene un discurso en relación con el sótano, una perorata política contra la inmadurez del gobierno norcoreano en cabeza de Kim Jung Un, dada su inclinación a solucionar los conflictos diplomáticos amenazando con lanzar ojivas nucleares a sus provocadores. Alegoría que usa Moongwan cuando amenaza a los Kim con enviar una foto a la familia Park para revelar todo lo que estos han estado tramando.

El señor y la señora Park chismoseando, una de mis fotografías favoritas

El esposo de la Moongwang representa la fragilidad e inconstancia financiera del país y de Asia en general, pues su negocio de cierta comida taiwanesa quebró aun cuando estaba en auge y se suponía que debía haber tenido éxito por su popularidad. Pero además este personaje completa la tesis de vivir como un parásito en un bunker: para ocultarse de sus acreedores violentos y por el temor a una invasión norcoreana. Este bunker tiene además unas herramientas elementales: un interruptor, un manual de clave morse, y unas lámparas en los exteriores que muestran la señal.

Aquí llama la atención que, pese a que el señor Park fue quien diseñó la casa (es arquitecto), jamás presta atención a las intermitencias que observa de la lámpara.

Por último, tenemos a Ki Taek, el señor Kim, quien reemplaza al chofer de los Park, un hombre astuto y cómico, quien en honor no solamente a su familia, sino también a todos los pobres del mundo, dará uno de los cierres más épicos que ha mostrado el cine mundial en los últimos años, final comparable al de El club de la pelea (1999) de David Fincher y, por qué no, al de The Departed (2006), de Martín Scorsese. Este elemento del olor a ropa hervida y la cualidad del olfato de los ricos es un genial recurso del que hace uso Bong Joon Ho para criticar a su país, donde, igual que en Colombia, la brecha entre ricos y pobres es cada vez más amplia, y donde unos ven y discriminan con desprecio absoluto a los otros.

Bong Joon Ho anunció una miniserie que pretende desarrollar otras ideas de Parasitos

Si bien es sabido que hay muy buenos filmes que no siempre reciben el valor merecido, pocas veces, al menos en los últimos años, el Oscar es impreciso a la hora de elegir un ganador, salvo por los problemas que plantea el nacionalismo en la cultura norteamericana, otro tema a estudiar. Para ser honesto, no me sorprende que una película asiática haya llegado tan lejos, menos un filme coreano, donde prácticamente existe una industria de años en desarrollo. El dorama, la base de muchos cineastas surcoreanos, es quizá una de las industrias de entretenimiento más atractivas que existe en la actualidad y de ahí, indiscutiblemente, surgen talentos que van mostrando su voz al mundo del cine.

Escríbanos a diambulosli@gmail.com

Agradecimientos a Diego Firmiano por la revisión previa del presente artículo

 

  Los Coen y su Balada de Buster Scruggs

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Archivos