Cuento,Grandes Autores

Odín

En la mitología romana como en la griega, a las parcas se les atribuye el destino de todos los seres, mortales e inmortales; estas vigilan desde el nacimiento hasta la muerte. En el presente cuento, Borges agrega unos elementos modernos del mito, relacionados al comportamiento de la Parca y su vestimenta. Vemos aquí a una especie de gentleman, atributo otorgado tal vez por su leal devoción a la literatura anglosajona, y este personaje, presente en la corte del rey Olaf, realiza un nimio gesto que de inmediato hace de este breve cuento una obra de arte.

(N d E)

Wang Yeo, Parca serie TVN Goblin

Jorge Luis Borges

Se refiere que a la corte de Olaf Tryggvason, que se había convertido a la nueva fe, llegó una noche un hombre viejo, envuelto en una capa oscura y con el ala del sombrero sobre los ojos. El rey le preguntó si sabía hacer algo, el forastero contestó que sabía tocar el arpa y contar cuentos. Tocó en el arpa aires antiguos, habló de Gudrun y de Gunnar y, finalmente, refirió el nacimiento de Odín. Dijo que tres parcas vinieron, que las dos primeras le prometieron grandes felicidades y que la tercera dijo, colérica:

-El niño no vivirá más que la vela que está ardiendo a su lado.

Entonces los padres apagaron la vela para que Odín no muriera. Olaf Tryggvason descreyó de la historia, el forastero repitió que era cierto, sacó la vela y la encendió. Mientras la miraban arder, el hombre dijo que era tarde y que tenía que irse. Cuando la vela se hubo consumido, lo buscaron. A unos pasos de la casa del rey, Odín había muerto.

FIN

Portada: El Destino de las parcas – Goya

 

2 thoughts on “Odín

  1. Pingback: Otras

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *