Grandes Autores,Poesía

No entres dócilmente en esa buena noche

Actualizado: 10/13/2020
Dylan Thomas
Poesía

No entres dócilmente en esa buena noche
Que al final del día la vejez debería arder y delirar
Rabia, rabia, contra la luz en su agonía.

Aunque al final los sabios entienden que la oscuridad está bien
Porque sus palabras no han bifurcado ningún trueno
No entran dócilmente en esa buena noche.

Los hombres buenos, a última ola, llorando cuán brillantes
Sus frágiles andanzas pudieron haber bailado en una bahía
Rabian, rabian, contra la luz en su agonía.

Los hombres salvajes, que atraparon y cantaron al sol en vuelo,
Y aprendieron, muy tarde, que sufrieron el camino
No entran dócilmente en esa buena noche.

Los hombres graves, cerca de la muerte, que en su ceguera ven
Que sus ojos pudieron resplandecer como meteoros
Rabian, rabian, contra la luz en su agonía.

Y tú padre mío, allí sobre la triste altura
Maldíceme, bendíceme ahora con tus lágrimas, te lo ruego
No entres dócilmente en esa buena noche.

Traducción: Elbert Coes – Imagen: La Muerte de la belleza física – Laura León Gómez

3 thoughts on “No entres dócilmente en esa buena noche

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *