La Dieta de la hiena

Acerca de Últimas entradas diambulos Últimas entradas de

diambulos
Últimas entradas de diambulos (ver todo)

 

La dieta de la hiena

– Diego Firmiano –

 

Gustavo Acosta (Pereira, 1974) es, junto a Rodrigo Arguello y otros, un aforista puntual.  Un creador de sentencias lacónicas, sintéticas, que, dentro de un solo párrafo u oración, puede expresar profundidad, sino verdades que merecen atención.  Pues donde Gustavo hace una broma, puede haber un problema oculto. Y donde hay una verdad, puede estar el espíritu de Lichtenberg, es decir, la ironía y la nada sentenciosa.  Así es que, en el año 2013, Gustavo presenta de cara al público, su libro “La dieta de la hiena” (Editorial Jirafa Enana). Un libro pequeño pero denso. Una mezcla de aforismos y apariencias, como el mismo lo expone, además de objeciones, concepciones, veleidades y un sinfín de sinónimos dentro del género. Esta nota pretende ser un comentario personal y subjetivo de algunos aforismos, que, sin adulación, ha calado en el espíritu de los buenos lectores en Pereira, y porque no, en Colombia. Prosiga.

 

Aforismo Cosmico – Miriam Peñaranda

 

1

No hay que complacer a la `crítica´, en ningún ámbito.

D.F:.  La crítica no se complace, se guarda silencio ante ella, o como un condenado delante de un juez al confesar un crimen: ¡Niéguelo todo! La crítica es interpretación, nunca adulación.

 

2

Todo edificio tiende a caer. Solo sobrevive lo que crece

D.F:. Hay dos direcciones en este aforismo: primero: arriba abajo. Newton tenía razón: todo lo que sube, baja. Ejemplo: Babel, la ciudad del padre, cayó por la inconsistencia de los hombres, o mejor, por la falta de símbolos humanos: el lenguaje común; segundo: abajo, arriba. No todo lo que crece sobrevive. Esto solo aplica al bambú, pues es paciente con siete años de rizoma bajo la tierra.  Todo lo que crece, se reproduce y muere.

 

  Kaiko, o la guerra del cerdo

3

Después de Jesucristo los pájaros de barro dejaron de volar.

D.F:. Hay que conocer a Honi, el trazador de círculos. Los niños halaban las orlas de su traje, y él, en compensación, hacia llover, luego de dibujar en el piso, todo aquello por lo que Arquímedes dio su vida en Siracusa: trasmundos e infinitos hechos círculos. Después del “Hijo del hombre”, el águila de barro del imperio romano cayó a tierra.

 

4

Postumbrista, es toda la lectura que hoy aguanta la literatura colombiana

D.F:. Todo post es falacia. Para descubrir la literatura colombiana necesitamos llegar ella no por un camino para encontrarnos de cara a un canon, sino por muchas vías, para entender, y al final darnos cuenta que no tenemos una. Solo editoriales y best seller.

 

5

Estética de clases

¡Disputemos sobre nuestros hábitos!

D.F: ¿Pelear contra las costumbres o contra la naturaleza humana? Solo cuando un burro nazca hombre. Lo que es no deja de ser. Solo Rousseau, creía en tal utopía.  Hobbes fue más realista.

 

6

Poesía por encargo es artefacto (Pasolini) Al poeta le está vedado contratar.

Ese artefacto, Saló o las 120 jornadas se Sodoma, le estalló en la cara cuando amenazado, cinco jóvenes lo asesinaron en un encuentro homoerótico en Ostia, Roma. Peor que morir pisado por una bandada de gansos.  El poeta, al igual que un cineasta, sale de una Arcadia para entrar a una ciudad. El poeta antiguo usaba ostracas, pergaminos, papiros; el moderno, usa papel Bond y papel carbón. ¿De qué vive un poeta? Pasolini tiene la respuesta, Ars gratia artis, así este conduzca al hambre y a la muerte.

 

  Los Arqueros

7

Ha de haber tantos valores cuantos días tenga el hombre por vivir. Solo con inventiva derruir el monopolio de las morales.

D.F:. La moral cambia según la geografía, nos dice Alasdair MacIntyre. No hay nada fijo. Lo que aquí es bueno, allá es malo. Malinowski, Mead, Levi-Strauss y otros, no paran de demostrarlo. Mentira la verdad. El hombre es libre.

 

8

El mundo civilizado ¡Cadáveres en salsa!

Civilizado es domesticado, según la etimología griega. Los hombres de hoy sufren de Eknoia. El doctor David Cooper tiene la medicina para esta enfermedad. ¡Id a él!

 

9

¿Es posible descubrir si es en las aulas o en los media en donde se infiltra el sofista en nuestros tiempos?

D.F:. Al único y verdadero sofista lo obligaron a tomar la cicuta bajo cargos falsos y oscuros. Los otros sofistas eran comerciantes del saber y no eran de la Grecia continental. Eran metecos.

 

10

Llorar –ese privilegio de los niños o de las víctimas de un Armagedón-tan manoseado en la dramatización televisiva y en los realities noticiosos.

D.F:. Las lágrimas son la muestra de que el alma del hombre es acuosa. Eurípides manejó bien el tema del sollozo falso: En Andrómaca, y en Medea. Las de hoy o son desengaño o es puro teatro.

 

Salud.

 

Portada: Las hilanderas – Diego Velázquez

Escríbanos a diambulosli@gmail.com

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Archivos