La dama del espejo

Al mejor estilo de Guess, les traemos una entrevista realizada a la poeta Sandra Viviana Romero, algunas confesiones y otros reflejos

diambulos
Últimas entradas de diambulos (ver todo)

Guess nos trae en exclusiva una entrevista a Sandra Viviana Romero, y con ella un poema inédito. Aquí la primera de dos partes.

«Para mí, la palabra amante realmente significa el que ama, está relacionada con la entrega, no la veo como lo otro, me gusta su sonoridad, me encanta ese doble sentido que tiene»

07/27/2020
Por Guess
Entrevista

Cuando cesó la lluvia, tardé cinco calles en llegar a su puerta. Esa noche, tras un murmullo leve, levanté la mirada y de pronto estaba de pie frente a mí, con una pequeña inclinación en su rostro. Pasaron diez minutos y un intercambio de palabras antes de terminar sentados en un sofá. Me ofreció un café cargado, negro, con un sabor inconfundible, que el cuerpo metabolizó adelantándose a las respuestas.

Su imagen tiene ángel, sus palabras duende. La inocencia de su mirada no siempre coincide con el sutil ritmo de sus concupiscentes alegorías. Tampoco su ligero aire de Femme fatal oculta su atracción hacia los espacios amplios y la ailurofilia.

Le advierto de la diversidad de posibilidades a tratar y asiente sin prevención alguna.

Guess: ¿Quién es Sandra realmente?

Sandra Romero: Esa es una pregunta que me haría mi psicoanalista, (risas), es difícil, llevo mucho rato tratando de definir y hasta ahora creo que no he encontrado una respuesta con la cual yo me encuentre satisfecha. Podría decir muchas cosas; una abogada, que escribe a ratos, que tiene dos perros, no sé, no he podido contestar o definir eso.

Guess: ¿En qué lugar o escenario se le han ocurrido los sucesos más trascendentales o importantes de su vida?

S.R:  Se me han ocurrido, normalmente cuando estoy trabajando (…), no siempre me concentro al cien por ciento en lo que hago en mi carrera jurídica, entonces termino divagando y en esos momentos se me ocurren muchas cosas, en cuanto al tema de la escritura. Mi mente es muy aguda y cuando no estoy concentrada empiezo a pensar en términos de literatura y en términos de poesía.

Guess: ¿Por qué la Poesía porque no otro género?

S.R:  Porque la Poesía porque no otro género, la Poesía fue básicamente algo que encontré sin buscarlo, en mis primeras exploraciones literarias la poesía no estaba allí, estaba más el cuento o la narrativa, pero me topé de frente con la Poesía.

Guess: ¿De alguien en específico?

S.R: Si, de María Mercedes Carranza. En especial un poema… lo recordaré en algún momento.

Guess: No te preocupes nos estamos adelantando. Mientras tanto ¿Por qué el Derecho?

S.R: No, el Derecho no fue una elección mía, fue una elección del destino. Yo creo en el destino. Yo no quería estudiar Derecho, para estudiar derecho en la de Caldas se pasa con el resultado del ICFES y el umbral que tienen es muy alto, porque se presentan muchísimas personas, por ser Universidad Pública y un programa de alta calidad y de renombre. En mi casa me dijeron que no podía estudiar Licenciatura, ni Antropología, que era lo que me llamaba la atención, entonces hice un trato con mi mama, yo me presentaba a una carrera y a la que pasara, esa era la que iba a estudiar.

Hice el trato pensando que no pasaría a la primera opción que era Derecho, pero que sí pasaría a la segunda opción que era Antropología. ¿El destino? Pues también tenía varios amigos que se habían presentado varias veces a la de Caldas y no habían pasado en ese programa.

Guess: pero igual estas laborando en ese campo.

S.R: Pues sí, ya estando estudiando en la carrera fui encontrando cosas que eran chéveres, como el Derecho Penal, que es lo que hago y hoy me parece que el Derecho Penal es lo más cercano a la Literatura y a la parte humana.

Guess: Breve relación entre la Poesía y el Derecho.

S.R: Bueno, lo digo por el Derecho Penal. No sé si es como la Poesía, pero si es como la Literatura. Uno siempre está leyendo historias. Los demás te están contando una historia. Cuando leo por ejemplo un escrito de acusación, el fiscal me está contando que pasó, y uno imagina los hechos, escucha los testimonios. Es recrear y reconstruir un poco lo sucedido. Hay personajes, cada uno tiene una versión y cada uno tiene una historia que contar. Me parece que es muy cercano a la literatura y termina siendo hasta poético…

Guess: Todos los crímenes

S.R: Digamos que hay ciertos crímenes donde uno encuentra algo poético. No todo crimen es fútil. No todos son perpetuados por criminales. En ciertos homicidios y en muchos delitos, las personas están más movidas por las pasiones que por el dinero que le puedan pagar por cometer el crimen. Están motivadas por la utilidad real que van a obtener.

Guess: ¿Alguno de estos hechos la han inspirado un poema?

S.R: No, más bien han sido ciertas cosas del derecho las que me han inspirado para escribir, algunos poemas tienen nombres o tienen que ver con temas jurídicos. Hay uno que se llama “Alegatos de conclusión”, que es una figura jurídica y es un poema mío. «»

Guess: He encontrado algunos elementos comunes en varios de tus poemas, que los iré referenciando a lo largo de este encuentro. Uno de los más fuertes es el concepto del amante. ¿Para ti que significa ser amante?

S.R: Esa palabra siempre me ha parecido muy hermosa. El común de la gente es escuchar la palabra amante y relacionarlo con el otro o la otra, la relación paralela que tiene alguien, que tiene una relación digámoslo socialmente reconocida. Para mí, la palabra amante realmente significa el que ama, está relacionada con la entrega, no la veo como lo otro, me gusta su sonoridad, me encanta ese doble sentido que tiene. Aunque la gente la interpreta con “lo otro”, yo lo interpreto como algo muy profundo. Es un rasgo muy característico en muchos de mis poemas usarla o insinuar su existencia.

Guess: ¿Si tuvieras que elegir con cual termino te quedas novia, esposa, amante, poliamorosa, u otro? ¿O definitivamente no importa el nombre?

S.R: Yo digo que eso son solo convenciones sociales, de hecho, siempre he tenido la misma discusión, más allá de lo que la gente piensa de las relaciones a las que les dan un nombre eso termina siendo un contrato. Qué me das tú, qué te estoy dando yo. Un contrato donde hay derechos y hay obligaciones. Entonces no es necesario qué categoría le va a dar. Son esposos o entonces son una pareja estable por que conviven juntos, y si nunca viven juntos entonces siempre van a ser novios. ¿Para qué hay que encasillarlo ahí? ¿Simplemente para que la sociedad esté contenta con esas palabras?

Guess: ¿Crees que el poeta tiene que vivir sus poemas?

S.R: No creo que los viva todos, porque en la literatura no hablo solo de la poesía, una parte de la literatura está alimentada por las vivencias personales, y la otra parte está alimentada por la imaginación, entonces uno no tiene que vivir necesariamente los poemas, (…) y en mi caso tampoco. No, porque entraría en otro terreno muy peligroso. Aunque muchos de ellos si tienen de alguna manera que ver con mi vida.

Guess: ¿Tienes alguna técnica o algún ritual para escribir?

S.R: No. Pero si trato de ser juiciosa, lo único es que escribo en el momento las cosas como salieron y digamos que mi ritual es luego empezar a seleccionar y decir, bueno esto me gusta, esto me suena bien, esto me parece que no. Es ir depurando, depurando.

Guess: ¿Quiere decir que siempre tienes un texto o una libreta para apuntar lo que se te ocurre?

S.R: Si, siempre tengo que encontrar algo en que escribir. Siempre llevo o me pasa por ejemplo cuando estoy trabajando y termino rayando lo que tengo en la mano. Rayo los expedientes y a veces se me olvida borrarlos, y luego los mando así.

Guess: ¿Un tema, una imagen, que te sirva de inspiración, que destapa tu caja de pandora?

S.R: Creo que el dolor. Porque creo que, en mi caso, cuando uno está en ese estado de ánimo del dolor por x o y cosa, es más fácil escribir que cuando uno está feliz, es como si la felicidad obnubilara todos los sentidos y uno se vuelve menos creativo, en cambio cuando esta triste, siento que uno es más productivo no solo en cuanto a la escritura, sino en cuanto a todo.

 

405

“Por las puertas del orgasmo
Asistimos otra vez a la
Celebración del inicio.”
 Mario Calderón

Al otro lado del cristal una ciudad espera
despacio, despierta de su mutismo nocturno
abriendo sus venas de concreto
para que fluyan con libertad
los torrentes de habitantes
que todos los días se lanzan a invadirla,
a poseerla
en una orgía sin sentido.
A este lado,
sábanas revueltas,
prendas dispersas sobre blancas baldosas
narran lo sucedido horas atrás.
La diosa
—testigo silenciosa del milagro que ha fecundado—
descansa en grafías plasmadas
en celulosa y fibras,
sonriendo al sentir la tibieza del aire,
el aroma de la desnudez
de sus súbditos
que sobre la pira, ya no inmaculada,
se entregaron para ser
prueba irrebatible
de la sincronicidad,
de la magia, del deslumbramiento.
Al otro lado del cristal,
una ciudad lejana espera
a este lado,
los besos se hacen polvo
para forjar el silencio
que invadirá el universo
después de la partida.

  Entrevista a una Nube Verde

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Archivos