La dama del espejo II

Guess nos trae la segunda parte de su entrevista con Sandra Viviana Romero, más confesiones, más reflejos literarios y reflexiones de ciudad

«Todas las ciudades de día son mojigatas, puritanas, digámoslo sacan lo mejor de sí, mientras la ciudad de noche, sacan a relucir todo aquello que la sociedad quiere ocultar: salen las prostitutas, los borrachos, salen todos los que no tienen un hogar, el habitante de calle, salen todos».

08/17/2020
Guess
Ensayo

Sandra Viviana Romero. Abogada, fotógrafa y poeta. Sus poemas han sido publicados en el suplemento literario Papel Salmón del diario La Patria, en el suplemento literario Juegos Florales, en la Revista Árcades de la Casa de la Cultura de San Antonio de Prado y en el periódico de poesía de la UNAM en Internet, en Musa Levis y en los Blogs literarios Kadaveresquisito. Ha participado en distintos encuentros literarios y festivales de poesía en el Eje Cafetero y en otras regiones del país.

Hizo parte del XIII Encuentro Latinoamericano de Poesía “Carlos Pellicer”, realizado en el estado de Tabasco-México.

Antes de un “Salto al vacío”, primero pedirá perdón por no haber amado. Después, disculpas a quienes les robo los besos que les pertenecían. Luego de dos pasos, pensará en las palabras que se guardó, en la omisión de la verdad y hasta en el salmo que le regale la paz que no tuvo en su mirada… Estas son algunas Confesiones de una voz valiosa y contundente en la poesía regional.

Guess: ¿Qué no soportas de Sandra?

S.R: El desorden. Soy desordenada y eso incluye al escribir, al leer.

Guess: ¿Qué parte de tu cuerpo te operarias? ¿Cuál te gusta?

S.R: Me haría la lipo si no me diera tanta pereza el post operatorio. Y qué me gusta, el color de mis ojos, me encantan mis ojos.

Guess: ¿Si alguien menciona el nombre Sandra que es lo primero que a un tercero se le puede ocurrir?

S.R: Depende, si me conoce o no, y a su vez depende de dónde me conocieron. Por ejemplo, si me conocieron en un bar, van a decir “Sandra, uff… una borracha, esa vieja es una borracha y eso sí: gasta trago”. Sí, cuando salgo a tomar, no tengo problema en invitar.

Guess: Retomando tus poemas, hay unos muy reveladores, “No Nacido”, es un poema corto pero contundente, ¿Eres antinatalista?

S.R: No soy antinatalista, pero sí creo que uno tiene el derecho a elegir si quiere tener un hijo o no, además no en todos los momentos de la vida una mujer está dispuesta y está preparada para tener un hijo, para guiar la vida de otra persona. Es pensar mejor cómo, cuándo y dónde asumirlo. No es que sea antinatalista, si le doy valor a concebir, me parece bonito, me parece que los niños son muy bonitos, mientras sean ajenos (risas).

Este poema porque, porque siempre he tenido la discusión con el tema de los hijos; un hijo es algo que une a las personas para siempre, bueno si se asume en conjunto la responsabilidad, así se separen siempre va a existir ese algo que los ate, un hijo ata a las personas, siempre van a tener una excusa para hablarse, muchas personas usan los hijos como un arma de batalla, terminan poniendo los hijos en la mitad, muchas mujeres terminan teniendo un hijo con personas con las que no les interesa estar, ese es el asunto. ¿Por qué tener un hijo con alguien con quien no te interesa tener absolutamente nada en el futuro?

Guess: En otro texto, “El poema XXIII”, hay una alusión cansada hacia la religión, también es evidente en varios de tus textos. ¿Qué papel juega la religión en tu poesía?

S.R: En varios sí, yo crecí en una sociedad católica, pero en ese catolicismo radical donde todo es malo, entonces me parece que no es que todo sea malo. La Biblia me parece un texto bonito, la historia de Jesús me parece bonita, y hay muchos elementos de la historia sagrada que son interesantes y me parecen bonitos, entonces siempre ha existido la idea de romper ese concepto con la religión, pero no atacándola, sino quizá tratando de ver que es algo que va más allá, que sí es tan humano como nosotros.

Guess: Otro texto: “Génesis” de los Salmos para el Amante, en este poema encuentro algunas coincidencias; elementos de la religión, varios aspectos de la ciudad y otros rasgos de la noche. ¿Qué pasa con la ciudad, la noche esos elementos sueltos por allí?

S.R: Soy una mujer de ciudad. Es que la ciudad es el centro de la vida de una persona como yo. En mi caso, crecí en una ciudad-pueblo como Manizales y aun así tiene mucho mundo. Aunque hay ciertos elementos de la ciudad que se vuelven comunes a todos, a mí me gustan mucho las ciudades de noche, porque la ciudad de noche es completamente distinta a la ciudad de día. Todas las ciudades de día son mojigatas, puritanas, digámoslo sacan lo mejor de sí, mientras la ciudad de noche, sacan a relucir todo aquello que la sociedad quiere ocultar: salen las prostitutas, los borrachos, salen todos los que no tienen un hogar, el habitante de calle, salen todos. Las ciudades me han parecido muy bonitas de noche, la ciudad de noche es la muestra real de lo que es la sociedad.

Guess: ¿Qué otros elementos te dan una identidad: ¿la nostalgia, el recuerdo o el pasado?

S.R: Creo que la nostalgia y el recuerdo. Todos los seres humanos tenemos cosas de ese pasado que nos generan nostalgia y que quisiéramos traer al presente. No importa, podemos estar hoy en una relación y estar muy enamorados, pero siempre va haber algo de alguna persona del pasado que queremos o algo que sentimos volver a traer, entonces no sería el pasado como tal, sino más bien la nostalgia que nos dan los recuerdos.

Las nostalgias son por momentos, por personas de la vida y por lugares. Hay lugares que siempre te marcaron y a los cuales uno va a querer volver, pero cuando vuelves, nunca van a ser lo mismo de ese momento, lo mismo sucede con las personas. Por ejemplo, siempre me gusta volver al mar, viví en Santa Marta y añoro volver, viviría sentada mirando el mar. Odio el calor, pero me encanta el mar.

Guess: Como escritora haz idealizado un personaje, ¿has convivido con él o con un hecho literario?

S.R: Sí, es igual cuando uno como lector lo hace. Lo haces como lector, cuando ves una película, idealizas ese momento, ese lugar. El típico ejemplo: París, sea desde el punto de vista literario, desde el Romanticismo, desde lo decadente, siempre todos y cada uno tienen idealizado a París, esa decadencia de París.

Eso como lugar, y en mi caso como personaje… bueno, hay un personaje que a mí siempre me va a encantar y me parece fascinante: Florentino Ariza de El amor en los tiempos del cólera, porque es un personaje que va de lo menos a lo más. Al principio es tímido, no tiene muy claro para dónde va, ni claro que quiere en la vida, pero encuentra la pasión por Fermina Daza, y esa pasión lo lleva a hacerse una vida, pero es una vida que siempre esta paralela a la vida de ella, es encantador, el lector pasa de ver a un muchachito insignificante a ver a un hombre con una lista de amantes que ha tenido en su vida, pero con ese amor profundo hacia Fermina Daza. Ese amor en el que le dice al final del libro, – es que yo espere no sé cuántos años, cincuenta y tres años, para este momento-. Entonces me perece que es el personaje más encantador, que uno dice: este es el hombre que lo ha vivido todo, que uno lo quiere en su vida, porque cuando llegue a ella, ya ahí se queda.

Guess: Existe algo en tu poesía, un subtexto, ¿o una alegoría que de repente solo un ávido lector pueda identificar?

S.R: Sí, creo que son las alegorías a la rama jurídica, y está bien porque el lector no siempre las tiene porque saber.  Me sucede con un amigo que es juez y también escribe, pero escribe cuentos, y él nota ese tipo de cosas, esos subtextos, y yo las noto en lo que él escribe. Es como si de alguna manera lo que se hace cotidianamente terminara permeando la escritura.

Guess: ¿Qué cree que le falta por escribir? ¿Un tema o una historia?

S.R: Todo. Bueno, aunque me gustaría escribir sobre una persona que tenga un trastorno, ¿Qué siente realmente la persona que tiene un trastorno como ansiedad o depresión? ¿Por qué una persona comete un crimen? Aquí ya no contarlo como un personaje literario, sino como alguien del común. No sé… Por qué el señor de la tienda resultó ser un pederasta, si usted lo vio toda la vida como un señor ejemplar o de bien.

Guess: Entonces ¿qué le falta por hacer?

S.R: Escribir narrativa, como lo expliqué, pero basando mi experiencia en el derecho. Quizás llevar de alguna forma esos crímenes a la literatura, no sé, me encanta Mario Mendoza, Roberto Bolaño me parece que escribía genial.

En cuanto a mi vida me falta viajar mucho y tomar muchas fotos.

Guess: Sandra, un plan perfecto

S.R: Plan perfecto, salir a caminar con mis perros, el río, la montaña. Tomar fotos, bueno, si los perros no se atraviesan.

Guess: ¿Con qué destino la sorprenderían?

S.R: Umm… con cualquiera, creo que aún tengo la capacidad de sorprenderme, me invitan allí a Chinchiná, y digo, uff, tan chévere, (risas). Todo me parece genial.

Guess: ¿Qué tanto tiene de espíritu adolescente y que tanto tiene de mujer?

S.R: Creo que 80% adolescente todavía. Desde la manera de vestir, incluso me han comparado con mi sobrina que tiene 17 años y ella se ve más grande que yo, ella se sabe maquillar, yo no sé hacer esas cosas.

Guess: ¿Qué hace que un tipo pueda ser considerado un buen polvo?

S.R: Es una pregunta fácil. Un tipo que realmente se preocupe por el placer mío, que yo sí esté disfrutando el asunto, que no sea simplemente venga la penetro y ya, o venga toque o bese, no, que se preocupe por eso y que le dé mucha importancia a lo que pasa antes. La antesala es importante.

Guess: ¿Qué le bajaría el ánimo de la persona con la que este saliendo?

S.R: Muchas cosas entre esas que no bese rico. Que tenga situaciones medio ocultas. Siempre lo he dicho, yo juego el juego que me pongan siempre y cuando sepa lo que estoy jugando.

Guess: Entonces no aplicas para ser amante

S.R: Yo no tengo problemas si el tipo me gusta, y sé que soy la amante. Nunca he tenido lio con eso, con lo que tengo problema es que no me digan cual es mi papel dentro de todo el juego.

Guess: ¿Te ha gustado ser más pareja o amante?

S.R: Las dos cosas tienen sus ventajas y sus desventajas. Hay tipos con los que no. Uno lo piensa: yo solo sería amante de este tipo. Este es tan perro, que de entrada jamás me metería con él. Más allá de ser pareja, amante o “la otra”, uno sabe que en esas relaciones uno entra perdiendo.

Guess: ¿En qué lugar le gustaría tener sexo?

S.R: Umm… pensando en un lugar donde no la haya hecho. En un tren. Más allá de lo público o no, me parece chévere el paisaje que se pueda ver en ese momento.

Guess: ¿Qué libro le gustaría que le regalaran? 

S.R: Hay una edición de la obra de Borges, genial, súper bonita, que nunca la pude conseguir por que se agotó muy pronto y nunca la reeditaron, esa edición la sacaron para Latinoamérica, muy costosa, eran tres tomos. Buena esa y una edición de las “Mil y Una Noches”, que esté completa, pues es difícil encontrarla.

Guess: ¿Qué imagen dentro del área de la Fotografía le gustaría conseguir?

S.R: En este momento tengo una terrible obsesión por la Macrofotografía. De pronto encontrar un “bicho” genial.

Guess: ¿Cuál ha sido su Fotografía más significativa?

S.R: Hubo un trabajo fotográfico que me costó mucho y me encantó, este surgió de un curso avanzado donde tenía que hacer “Una serie fotográfica”. Mi serie la hice con un poema de Raúl Gómez Jattin, que me gusta mucho: Casi Obsceno. Consistía en escribir partes del poema en el cuerpo de una amiga que me sirvió de modelo. Eran varias fotografías con varias partes del poema. Aunque las fotos de la exposición me las robaron.

 

  “Soplan vientos de cambio": Informe especial
Fotografía por Sandra Romero

Guess: Hagamos unos ejercicios ¿Con quién o qué, asocia las siguientes ideas?

Guess: Piel
S.R: Amante
Guess: Manizales
S.R: Familia
Guess: Erotismo
S.R: Sexo
Guess: Miedo
S.R: Cucarachas
Guess: Fetiche
S.R: El Helado
Guess: Religión
S.R: Pecado
Guess: Soledad
S.R: Mi vida
Guess: Fruta prohibida
S.R: Fresa
Guess: Obsesión
S.R: Limpieza

Guess: a quién eliges entre:

Guess: Madame Bovary o Simone de Beauvoir
S.R: Madame Bovary
Guess: Ninon de Lenclos o Marqués de Sade
S.R: Marqués de Sade
Guess:  Alfonsina Storni o Alejandra Pizarnik
S.R: Alejandra Pizarnik
Guess: Aleida o Mafalda
S.R: Mafalda

Guess: Palabras claves

Guess: Un personaje
S.R: Araceli, de Luna Caliente.
Guess: Un Viaje
S.R: Argentina
Guess: Un Autor
S.R: Bolaño
Guess: Una Novela
S.R: El amor en los tiempos del cólera
Guess: Un Lugar
S.R: Santa Marta
Guess: Una Canción
S.R: Loco de Calamaro
Guess: Una Película
S.R: Novia Fugitiva con Richard Gere
Guess: Una Palabra
S.R: Muchas, pero Amante es una favorita
Guess: Una Frase
S.R: “La soledad no es estar solo, sino estar vacío”
Guess: Un Fetiche
S.R: Los pies
Guess: Un Poema
S.R:
Guess: Sandra Romero en tres palabras
S.R: Frágil, triste, callada.
Guess: Si el cielo existe, ¿que le gustaría escuchar cuando este en sus puertas?
S.R: Que hay Jack Daniel’s.

 

 

Flashback

 

La pantalla del celular se ilumina con un nombre olvidado,
Las redes sociales han hecho su magia, reencontrando a dos personas
Sin un pasado común.
Allí donde se apaga el día y las ilusiones se han roto
Ese simple –hola- es bálsamo suavizando heridas
Que llevan la sal de todos los mares.
No hay recuerdos del aroma de su pelo, tampoco de si sus manos
Son suaves como pétalo de flor o ásperas como la piel de un viejo elefante.
Más de una década de olvido nubla sus rostros perdidos
Entre tantos otros con gran importancia y trascendencia.
Nunca hubo un adiós en su historia porque esta tampoco comenzó,
En ese entonces las piezas de sus vidas no encajaban,
Quizás ahora tampoco,
Pero el azar ha cruzado sus destinos, una conexión en la que ambos
Atraviesan puentes para salvarse del silencio,
Al fin y al cabo, aquella madrugada de fiesta juvenil
La entrega total quedó aplazada de forma indefinida,
Para cuando ya no hubiese temor a volver a casa después de las cinco de la mañana,
Mucho menos semanas de jugar a no sé quién eres, pero te miro desde la distancia deseando esos labios con besos sabor a cigarrillo, cerveza, a viernes en la noche, ha me gustas desde hace tiempo, ahora también me gustas, pero esta vez eres tú quien se va sin despedirse y me deja viendo un horizonte vacío en el que día y noche me habré de preguntar si este deseo de entregarme a vos sin reparo alguno de nuevo se habrá de postergar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Archivos