Fotografía

Estética, instante, performance

 

Estética, instante, performance

 

El análisis sobre el quehacer de la fotografía ha destacado el momento, la fracción de segundo capturada, la precisión, la casualidad, el hito histórico, la trascendencia y la espontaneidad.

Elementos que han conformado una crítica flexible a los cambios de la técnica y por supuesto de la tecnología.

Fotos icónicas como la de Phan Kim Phúc, conocida mundialmente por ser la niña del napalm que aparece en una famosa fotografía de la guerra de Vietnam. Tomada en ese entonces por Nick Ut, posteriormente galardonada con el Pulitzer, o el instante captado del niño en Sudán, a quien lo custodia un Buitre, tomada por Kevin Carter, entre otros momentos «impactantes» que transformaron toda una era acerca de la precepciòn de la imagen y del mundo.

Así, se transforma el quehacer del fotógrafo en un trabajo cuasi ineluctable, pues, ambos hechos ejemplificados anteriormente, le dieron razones a esa pequeña niña de convertirse en una activista asidua sobre los derechos humanos en su país o a Kevin Carter, como lo dicen «las malas lenguas» a tomar la decisión de suicidarse.

Son contradicciones en torno a los aciertos que otorgan dichos instantes, situaciones en esencia, espontáneas, casuales y causales de un rumbo indefinido dentro de la captura de momentos.

Presentamos aquí un pequeño trabajo fotográfico realizado por estudiantes en el Centro Cultural Soitamá, ubicado en el municipio de Santa Rosa de Cabal, Risaralda. Estudiantes que han hecho una apuesta hacia el aprendizaje y el análisis de la imagen para narrar desde el momento, desde lo vivido y lo representado.

En este ejercicio inicial se trabajaron conceptos sobre la estética, el instante y el performance, para darle cabida a los resultados que veremos en 3 publicaciones diferentes.

Fotografía: Yuliana Andrea García; edición: Diego Valencia Gómez

 

Estética, instante, performance, por Yuliana Andrea García
Estética, instante, performance, por Yuliana Andrea García
Estética, instante, performance, por Yuliana Andrea García

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *