Apuntes sobre La Ciudad sin nombre

Apuntes sobre La Ciudad sin nombre de H. P. Lovecraft, un texto breve de Lina Arcos que reseña brevemente uno de los cuentos del maestro del terror onírico

diambulos
Últimas entradas de diambulos (ver todo)

Por Lina Arcos

Pude percibir una sensación de erizar en mis brazos mientras recorría la literatura de Lovecraft —una sensación de frío interno—, al descubrir el modo en que este autor relata el terror o la soledad.

Es interesante encontrar en este texto cómo Lovecraft se remonta a una ciudad que puede tener simientos milenarios y, además saber que puede que tenga un inconsciente viaje por el tiempo y evoque a los hombres del pasado, o evoque a seres extraños que hayan creado el mundo o el mundo de esa ciudad que él mismo relata allí.

Siempre existen la duda y la ansiedad como constantes del relato, el hecho de querer saber qué tipo de hombres o humanos eran los que habitaban aquel lugar sin nombre. Sin duda se encuentra latente el sentido de lo mitológico y de lo espiritual-religioso tan necesario y espontáneo en los humanos.

La ciudad sin nombre menciona el hecho de haber bajado por un túnel para buscar el torbellino de viento que se abalanzaba sobre él. “Solo en los terribles desvaríos de la droga o del delirio puede un hombre haber efectuado un descenso como el mío”. Ello puede denotar los miedos que surgen desde el alma humana, al imaginarse tocando fondo en el sentido de llegar hasta el más sórdido de los estados. Incluso lo que Lovecraft menciona puede estar refiriéndose a aquellos estados oscuros e infames que atravesamos en momentos de un sin-salida.

Lea también Nuestro Quijote

  "Canto a las cosas sin memoria"

Vale la pena resaltar la figura de la antorcha siempre encendida, iluminando su camino, como quien lleva una ventaja sobre algo o llevara un trofeo que no puede dejar caer, aporrear ni perder, porque al final este será el que demuestre su prueba de supervivencia.

Expresiones como: “El tiempo había dejado de existir [] dejé escapar un alarido de infinito asombro ante lo que había al otro lado”, te trasladan nuevamente al texto si quizás te habías distraído o perdido en la lectura. Cómo un ser humano puede ir tan profundo de la humanidad en lo absorto de una habitación o en lo pesado de un sueño, cómo lo onírico se hace realidad en la pesadumbre de las letras, cómo combinamos las historias y nos remontamos hacia los árabes, los hindúes, los judíos y todo lo que como humanidad nos caracteriza.

“El hombre está tan acostumbrado a pensar visualmente que casi me olvidé de la oscuridad

[…]

Tenían más o menos el tamaño de un hombre bajo, y sus extremidades anteriores estaban dotadas de unas zarpas delicadas claramente parecidas a las manos y los dedos humanos. Pero lo más extraño de todo eran sus cabezas, cuyo contorno transgredía todos los principios biológicos conocidos. No hay nada a lo que aquellas criaturas se puedan comparar con propiedad…”

13 comentarios en “Apuntes sobre La Ciudad sin nombre

  1. Pingback: cialis pills

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Archivos