Cuento,Literatura

Pacto

El sol aún no se levantaba para alumbrar la partida, con los corotos al hombro dejaron atrás sus ilusiones en aquella casa que había visto transcurrir cuatro generaciones; que aún divagaban por todas sus estancias impregnadas con su esencia